Autismo y logopedia: objetivos de la intervención

 

La intervención logopédica en los Trastorno del Espectro Autista (TEA) tiene como fin facilitar estrategias que permitan el desarrollo y mejora de las áreas de comunicación, pragmática y lenguaje  para que la persona con TEA sea lo más autónomo/a posible.

Saber comunicarnos, interpretando la información verbal y no verbal, comprendiendo lo que nos quieren decir y su porqué, es fundamental para que una conversación se desarrolle de manera efectiva y eficaz. Por ello, es muy importante intervenir en este aspecto, facilitando herramientas que les permitan expresar lo que quieren decir.

Comunicar no es solo emplear palabras, hablar, sino que podemos comunicarnos de muchas formas. Los sistemas alternativos y aumentativos de comunicación permiten establecer una vía de comunicación cuando no es posible emplear el habla.

El lenguaje es la capacidad que tenemos los seres humanos para expresar sentimientos y pensamientos. En los TEA, la intervención logopédica tiene como objetivo fundamental facilitar estrategias que les permitan estructurar lo que quieren decir (morfosintaxis), su entonación (prosodia) y comprensión (oral o escrita).

Por último, la intervención en pragmática permite el desarrollo de las funciones del lenguaje (discurso, comunicación no verbal, intencionalidad, etc. ).

El objetivo de la intervención siempre debe partir de los intereses y motivaciones de la persona con TEA, siendo muy importante hacer partícipe a su entorno más cercano.