TDAH Y DIFICULTADES EN LECTURA Y COMPRENSIÓN LECTORA

 

Los niños con TDAH presentan dificultades en las tareas relacionadas con la lectura, comprensión lectora, escritura y cálculo (matemáticas). Debido a esto, el rendimiento escolar de estos niños se ve comprometido a medida que éste se vuelve más exigente, existiendo una estrecha relación entre este trastorno y un alto riesgo de deterioro académico.

Debido a las características propias de su trastorno, podemos encontrarnos con niños que, sin presencia de un trastorno del aprendizaje propiamente dicho, presenten dificultades en lectura y/o comprensión lectora. Estas dificultades para decodificar y comprender la información escrita hacen que inviertan mucho más tiempo del habitual.

En cuanto a la lectura, suelen presentar dificultades para asociar la relación entre el sonido y la letra o para recordar los sonidos en el orden correcto, presentando a su vez errores en la mecánica lectora. También, pueden presentar una lectura precipitada, debido a su impulsividad, o muy lenta, a causa de su inatención, pudiendo saltarse algunas líneas o palabras del texto, o repitiendo estas.  Este tipo de errores en la mecánica lectora afectarán, a su vez, a la comprensión del escrito leído.

Por otra parte, podemos encontrarnos con niños con TDAH con buena lectura (decodificación correcta) pero que, al terminar de leer, no recuerdan nada de lo leído, debido a sus problemas con respecto a la memoria de trabajo, pudiendo parecer que no comprenden lo que leen. Además, dada su escasa autorregulación, suelen leer sin pensar si lo que están leyendo tiene sentido, es decir, no comprueban si una palabra que acaban de leer encaja o no en el texto, lo que también afectará a la comprensión del texto completo.

Siguiendo con la comprensión lectora, esta también se puede ver afectada debido a los problemas inhibitorios que presentan estos niños, de modo que no son capaces de suprimir información no relevante, así como las dificultades en atención sostenida, lo que ocasiona que pierdan información sobre lo que se debe procesar del texto.

Teniendo todo esto en consideración, podemos darnos cuenta del gran esfuerzo y tiempo que les supone a estos niños la decodificación e identificación de palabras individuales, así como la comprensión del significado de lo que acaban de leer. De este modo, aumentan las probabilidades de que estos niños acaben perdiendo el interés por estas actividades, de manera que la motivación es un punto clave para conseguir trabajar y mejorar estos aspectos.