La importancia del juego simbólico

¿Recuerdas cuando imaginabas que le dabas de comer a tu muñeca o la cuidabas cuando estaba enferma? ¿Recuerdas qué rápido podía ir el coche por casa y los obstáculos que superaba en la carretera?

 

El mundo del juego es el medio más natural para el desarrollo personal y el aprendizaje positivo en los niños. El juego adquiere en la infancia un valor muy importante en el progreso y aprendizaje del niño, en la construcción y desarrollo del lenguaje, imaginación y creatividad.

El juego simbólico es la capacidad de simbolizar, de crear situaciones mentales y combinar hechos reales con hechos imaginativos, es precursor de  la adquisición y desarrollo de la teoría de la mente – capacidad que permite entender las relaciones e interacciones que se producen en las relaciones sociales y actuar en función de ellas-.

¿Por qué es tan importante el desarrollo del juego simbólico?

Es importante porque permite al niño representar situaciones mentales que pueden ser reales o imaginarias. También, favorece la comprensión y asimilación del entorno con el niño, ayuda en el desarrollo del lenguaje interior y exterior, y contribuye al desarrollo emocional e imaginativa, favoreciendo, en el futuro, el juego colaborativo.

¿Podemos favorecer el desarrollo del juego simbólico en casa?

Resulta muy beneficioso tener en casa juegos variados que le permitan a los niños poder manipularlos, tocarlos y observar para que sirven, como son, que textura tienen y que puedan hacerlo ya desde edades tempranas, por ejemplo, los coches, las herramientas, la casita de muñecas, las cocinitas…son juegos que favorecen su desarrollo.

A medida que van creciendo, y por imitación, usarán el objeto con su fin, es decir, el peine que podría ser un avión, ya se usa para peinar una muñeca o los juegos de casitas, donde un pequeño libro podría servir de cama.