SÍNTOMAS DEL TDAH

 

Tomando como referencia el manual diagnóstico de las alteraciones mentales de la APA (DSM-V) los síntomas nucleares del trastorno son: la hiperactividad, la impulsividad, y la inatención, denominándose a estos como Tríada del TDAH. En la medida en que padres y profesores sean conocedores de estos síntomas, se podrá acudir lo antes posible a un especialista y contribuir así a un diagnóstico precoz, asunto de vital importancia del que hablaremos en futuras publicaciones. Las manifestaciones clínicas del TDAH son las siguientes:

 

a) Hiperactividad: exceso de movimiento, actividad motriz y/o cognitiva en situaciones donde resulta inadecuada. Muestran gran dificultad para mantenerse quietos cuando las situaciones lo requieren, ya sea en contextos estructurados como el aula, o no estructurados (parque). Las manifestaciones de hiperactividad varían con la edad.

 

b) Inatención: dificultad en el mantenimiento de la atención durante un determinado período de tiempo, ya sea en tareas académicas, del entorno familiar o social. La inatención se manifiesta en una incapacidad para priorizar las tareas, persistir en ellas hasta acabarlas y en la evitación de aquéllas que supongan un esfuerzo cognitivo sostenido.

 

c) Impulsividad: incapacidad para regular los propios impulsos. Se manifiesta en impaciencia, dificultades para aplazar respuesta y esperar turno, interrumpiendo con frecuencia a los demás. Suelen dar respuestas precipitadas y erróneas.