INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA: AUMENTAR Y ELIMINAR CONDUCTAS

Una de las intervenciones psicológicas más frecuentes con niños con TDAH es aquella referida a la modificación de conductas, tanto si se trata de conductas no deseadas que se quieren reducir o eliminar, como si por el contrario queremos conseguir que las conductas positivas se vuelvan más frecuentes. Así pues, estas intervenciones dirigidas a aumentar/disminuir la frecuencia de aparición de un comportamiento son conocidas como técnicas operantes, y entre ellas podemos señalar las siguientes:

·         Refuerzo positivo: después de una conducta positiva presentamos o damos al niño algo bueno para él, que le pueda gustar o interesar, de modo que aumentamos la probabilidad de que vuelva a realizar esa conducta. Es importante que en la medida de lo posible el premio no sea algo material, pudiendo tratarse este estímulo de un abrazo, un halago, ir al parque a jugar, etc.

 

·         Economía de fichas: mediante este sistema se acuerda con el niño establecer una serie de conductas deseables a realizar, unos premios a conseguir y cuántas fichas o puntos son necesarios para conseguir cada uno de los premios. Mediante esta modalidad se puede trabajar sólo con premios, con el fin de aumentar la probabilidad de esa conducta; o también incluir la posibilidad de perder puntos por cometer conductas inadecuadas, ayudando a disminuir la presencia de estas últimas.

 

·         Extinción: normalmente detrás de toda conducta que se realiza con cierta frecuencia existe algún estímulo que refuerza y beneficia al sujeto, lo que le lleva a seguir realizando esa conducta en repetidas ocasiones para conseguir la recompensa. Con esta técnica lo que se hace es detectar el elemento que refuerza la conducta indeseada y eliminarlo, quitando así el carácter que refuerza al niño por cometer la conducta.

 

·         Tiempo fuera: a través de esta técnica se retira al niño de un ambiente en el que puede haber algún elemento que sea de su agrado, de modo que se le aísla durante un periodo corto de tiempo (1-5 minutos aprox.), explicándole previamente que si realiza tal acto deberá irse al nuevo espacio para reflexionar sobre su comportamiento.

 

·         Sobrecorrección: se basa en corregir y restaurar el daño que su conducta inadecuada produjo.